La mejor forma de controlar tu casa es con Factum Descubre todo lo que podemos ofrecerte.

Deteccion de Incendios

Nuestro departamento de ingeniería desarrolla proyectos, instalaciones y puestas en marcha de sistemas de detección de incendios de primera marca y con certificaciones internacionales, capaces de adaptarse a cualquier tipo de construcción y requisitos técnicos y de seguridad.


Existen dos grandes grupos de sistemas de detección de incendios, diferenciados por el tipo de tecnología que utilizan: Sistemas convencionales y sistemas analógicos

El sistema convencional es el diseño más básico y económico disponible, siendo también el más adecuado para cubrir las necesidades más comunes. En un sistema de detección convencional, la superficie a proteger se divide en zonas donde se colocan una serie de detectores y pulsadores de alarma. La activación de cualquiera de ellos, provocará la activación de la alarma correspondiente a dicha zona en la central. Una zona de detección puede ser por ejemplo una planta de un garaje, unos trasteros, un almacén cerrado, una sala de servidores, etc.

Esta división por zonas o zonificación, se realiza de forma que permita localizar con rapidez y seguridad el foco del incendio, por lo que no cubre una superficie excesiva y no incluye en una misma zona ubicaciones sin visibilidad o de fácil acceso entre ellas (por ejemplo, distintas plantas de un edificio).

Estos sistemas son los más avanzados actualmente en detección de incendios. Los detectores no son simples relés que transmiten su estado dentro de una zona como en los sistemas convencionales, sino sensores identificados individualmente por la central de detección, que miden valores en el ambiente como la concentración de humo o la temperatura.

Entre sus ventajas destaca la posibilidad de mantener un registro de todos los eventos o incidencias, el poder introducir textos que identifiquen exactamente la ubicación de cada elemento de la instalación o ajustar la sensibilidad de cada detector o grupo de detectores según el riesgo protegido y condiciones ambientales.

Permite diseñar maniobras mucho más complejas que un sistema convencional en caso de un incendio, como escoger qué sirenas de alarma deben activarse según donde se inicie el fuego, qué puertas cortafuegos deben cerrarse o permanecer abiertas y un sinfín de posibilidades de conexión con otros tipos de sistemas programables.

Los sistemas analógicos son los más adecuados para grandes edificios, centros comerciales, hospitales, hoteles, y, en general, cualquier edificio con una gran superficie o compartimentación.